5 buenas razones para visitar al dentista cada año

Se recomienda visitar al dentista una o dos veces al año para una revisión rutinaria, pero muchos de nosotros descuidamos estas citas anuales y posponemos la visita al dentista. Pero incluso si no tienes ningún dolor de dientes o encías, es importante que te asegures de que tu boca está sana para prevenir posibles complicaciones.

Si llevas tiempo posponiendo tu visita, consulta estas 5 buenas razones de la Clínica dental Urbina para ir al dentista al menos una vez al año:

1: Para detectar posibles caries

Un examen minucioso de sus dientes permitirá al dentista ver si hay caries y determinar su profundidad. Si no tiene caries, se le aconsejará que se haga otro examen dentro de un año. Si su dentista le dice que tiene caries, el tratamiento dependerá de la profundidad de cada caries.

Cuanto antes se detecte una caries, más probable será que se trate adecuadamente y menos costoso será el tratamiento. Las revisiones dentales periódicas pueden ayudarle a evitar el desarrollo de caries profundas, que pueden ser muy dolorosas y cuyo tratamiento es más costoso que si se hubiera revisado regularmente.

Además, una caries no tratada puede convertirse en un absceso dental, lo que es muy doloroso y podría provocar la pérdida del diente.

2: Para prevenir las enfermedades bucodentales

Aunque a menudo pensamos en las caries cuando vamos al dentista, el examen dental también sirve para identificar cualquier otra enfermedad oral. De hecho, el dentista no sólo examina sus dientes, sino que observa toda su boca para detectar posibles anomalías.

Por ejemplo, inspeccionará sus encías para asegurarse de que están sanas y prevenir el desarrollo de gingivitis, una enfermedad de las encías. Si detecta una inflamación con la suficiente antelación, puede realizar un raspado y el dolor desaparecerá rápidamente. Sin embargo, si el problema persiste, puede derivar en una periodontitis y requerir una extracción dental.

El dentista también puede diagnosticar un posible cáncer oral.

3: Hazte una limpieza y mantén tus dientes sanos

Si un examen dental permite detectar posibles enfermedades bucodentales, una limpieza a fondo realizada por un higienista permite evitar su aparición. La frecuencia de la limpieza la determina su dentista en función de su dentición. Algunas personas tienden a acumular sarro más fácilmente que otras.

Una limpieza a fondo eliminará la placa y el sarro que no se puede eliminar sólo con el cepillado y el hilo dental. Esto no sólo previene las caries, sino que también mantiene las encías sanas para evitar la gingivitis.

4: Ahorrar dinero

Aunque una visita al dentista para una revisión rutinaria puede parecer otro gasto innecesario, retrasar la cita puede aumentar la factura. Cuanto más avancen las caries u otras enfermedades bucodentales, más caro será el tratamiento.

Por ejemplo, si una caries no se detecta a tiempo, progresa y se hace cada vez más profunda. Su tratamiento puede requerir entonces una endodoncia, una corona o incluso la extracción de su diente en los casos más avanzados: todo ello representa un mayor coste y genera un dolor que podría haber evitado con el examen rutinario.

5: recibir asesoramiento sobre el mantenimiento de los dientes

Durante esta visita, el dentista también puede aprovechar para compartir con usted valiosos consejos sobre el mantenimiento de sus dientes. Puede hacerle preguntas sobre sus hábitos alimentarios e informarle sobre ciertos comportamientos que debe evitar para conservar una bonita dentadura.

Por último, le entregará un kit con lo esencial: un cepillo de dientes adaptado a su dentadura, así como una pasta dentífrica rica en flúor e hilo dental.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *